Real digital y tokenización de activos

El Real Digital está cada vez más cerca de convertirse en realidad. Se espera que a finales de 2024 Real Digital esté disponible para una parte de la población y que su acceso se extienda gradualmente a todo el mundo.

¿Qué es esta moneda digital? La propuesta del Real Digital es ser un CBDC (acrónimo que en traducción libre significa Moneda Digital emitida por el Banco Central), es decir, una moneda digital reconocida como de curso legal al igual que el dinero tradicional.

Es importante señalar que la CBDC no es una criptomoneda. Las criptodivisas son activos digitales sin interferencia estatal y son extremadamente volátiles, mientras que la moneda digital emitida por un Banco Central goza de la fiabilidad del lastre que repercute en la estabilidad de su valor monetario.

En la práctica, en general, las transacciones bancarias serán como las actuales. Al fin y al cabo, rara vez realizamos transacciones con papel moneda, la mayoría de las veces utilizamos tarjetas o transferencias bancarias.

Según el Banco Central, sólo el 3% del dinero utilizado en las transacciones en Brasil está en billetes, por lo que la emisión del Real Digital es un nuevo paso hacia la innovación.

Una de las innovaciones tangibles será la posibilidad de ampliar el uso de contratos inteligentes en muchos tipos de negocios diferentes, desde préstamos hasta transacciones inmobiliarias.

Los contratos inteligentes son contratos autoejecutables, dotados de previsibilidad, lo que reduce considerablemente el coste operativo de la gestión de contratos.

Los contratos inteligentes son, pequeños programas informáticos en los que se establecen las condiciones y lo que debe ocurrir cuando se materializa una determinada condición. En otras palabras, en el caso de un préstamo, es posible modular el contrato para que automáticamente cada dos meses – momento en el que el prestatario tendrá x cantidad en su cuenta – se cargue la cuota debida.

Si no es posible adeudar el importe, automáticamente se puede demandar al deudor o incluso tramitar el protesto del título.

Otra aplicación sería en el caso de la compraventa de un inmueble tokenizado siguiendo el ejemplo de promoción inmobiliaria con tecnología blockchain, llevado a cabo por MRV todavía en 2019. Sin embargo, con la llegada del Real Digital, este tipo de transacción será posible y más accesible para los particulares.

Conviene aclarar que un bien tokenizado no es más que la representación digital de un bien a través de un NFT (token no fungible). En otras palabras, la propiedad (y su escritura) están ahora conectadas a un token encriptado, que representa algo único, como el número de su inscripción en el Registro de la Propiedad.

En el escenario actual, para asegurar la venta, es habitual que se firme un contrato de promesa de compraventa condicionado al pago de una cantidad previamente acordada entre comprador y vendedor.

Además, el contrato de promesa de compraventa suele incluir cláusulas sobre el pago de una penalización en caso de que se cancele la venta, ya sea por parte del vendedor o del comprador.

Por otra parte, estas medidas tienen por objeto garantizar que la transmisión de la propiedad del inmueble se produzca lo antes posible tras el pago íntegro del importe acordado entre las partes interesadas.

Todos estos pasos generan costes, ya sea para facilitar el registro en la notaría o para cobrar el pago de la multa acordada, además del tiempo dedicado a la burocracia para formalizar la venta.

Con el uso del Real Digital y el contrato inteligente será posible permitir que el acto de pago y la transferencia de la propiedad del bien tokenizado se produzcan de forma simultánea y automática. En otras palabras, tan pronto como el pago se identifique y valide automáticamente, la propiedad del bien tokenizado se transferirá al comprador.

Además de la reducción de los costes relacionados con las transacciones financieras, la optimización de la gestión de contratos, la velocidad de hacer negocios, Real Digital repercutirá en la reducción del coste que supone la emisión de papel moneda, el transporte de efectivo, la recogida de billetes deteriorados con su respectiva sustitución.

En consecuencia, se reducirá la huella de carbono generada por la emisión de papel moneda y su logística de distribución, contribuyendo también al desarrollo sostenible.

Para mantenerse en el radar:

  1. Intensificación del debate con la CVM sobre el Real Digital y la tokenización;
  2. Comercio mundial simbólico de créditos de carbono;
  3. Innovación en el mercado inmobiliario.

¿Quiere saber más? Póngase en contacto con nuestro equipo de expertos.

Mais
Insights